LEPTOSPIROSIS EN PERROS

leptospirosis canina

La leptospirosis en perros también conocida con el tifus del perro, es una infección provocada por el género de la bacteria Leptospira que penetra a través de la piel y se extiende por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo.

Existen un gran número de Leptospira en la actualidad, encontrándose identificadas alrededor de 230 tipos de bacterias que se dividen en cepas (o serovares).

Ocho de estas cepas son los causantes de la enfermedad en perros y gatos. Estos son: Leptospira icterohaemorrhagiae, L.canicola, L.grippotyphosa, L.pomona, L.bratislava, L.autumnahs, L.bataviae y L.hardjo. Las cuatro primeras son las más comunes que infectan a los perros.

Además de las mascotas, la leptospirosis canina es una enfermedad que afecta a muchas clases de animales salvajes y se encuentra presente en cualquier parte del mundo.

Esta enfermedad es zoonótica, lo que significa que puede ser transmitida desde el animal al ser humano, siendo los niños quien mayor riesgo tienen de adquirir este tipo de bacteria debido a que su sistema inmunológico se encuentra menos desarrollado.

contagio leptospirosis perros
Índice
  1. CÓMO SE CONTAGIA LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS
  2. SÍNTOMAS DE LA LEPTOSPIROSIS CANINA
  3. TRATAMIENTO DE LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS
    1. UNA VEZ RECUPERADO MI PERRO, ¿PUEDE VOLVER A CONTAGIARSE DE LA LEPTOSPIROSIS?
  4. CÓMO EVITAR LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS

CÓMO SE CONTAGIA LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS

El principal problema que surge en la leptospirosis en perros es que la mayoría de los animales infectados que propagan la leptospirosis no suelen presentar ningún síntoma ya que la bacteria suele depositarse en los riñones sin afectar en un principio a ningún otro órgano.

La infección de la leptospirosis en perros se produce principalmente en las zonas de climas templados, tropicales o donde exista mucha humedad.

Esta bacteria suele encontrarse más abundantemente es en los lugares pantanosos en las que sus aguas se encuentran estancadas y suelen ir a beber la fauna silvestre de los alrededores.

Las tres formas más comunes de que nuestro perro contraiga la enfermedad son;

  • Al entrar en contacto con agua infectada. (bien sea al beber o simplemente nadando)
  • Al oler la orina de un animal infectado.
  • Por la mordedura de un animal infectado.

Cualquier animal puede ser contagiado, aunque existe un mayor riesgo de contagio en las mascotas que son menores de 6 meses de edad y en los adultos de avanzada edad, ya que ambos suelen tener un sistema inmunológico más débil o menos desarrollado y tienen una mayor predisposición a sufrir daños en el hígado como puede ser una insuficiencia renal o una hepatitis crónica.

Estudios realizados de la leptospirosis canina han comprobado que existen más casos al final del verano y del otoño, aunque probablemente sea porque los animales domésticos y la fauna silvestre se encuentran más tiempo fuera de casa y por ende un mayor contacto entre ambos.

El invierno es la época del año en que se reducen los riesgos, debido a que la leptospirosis no tolera las bajas temperaturas.

sintomas leptospirosis canina

SÍNTOMAS DE LA LEPTOSPIROSIS CANINA

Como hemos mencionado anteriormente, los síntomas de leptospirosis en perros pueden no mostrarse hasta que la enfermedad haya avanzado por todo su organismo.

Estudios realizados sobre la enfermedad en el año 2007 en Estados Unidos han podido constatar que el 25% de los perros examinados tenían anticuerpos contra la leptospirosis, lo cual indicaba que habían sido expuestos a la enfermedad sin que sus propietarios se dieran cuenta de ello.

Las cepas de la Leptospirosis canina pueden variar en la intensidad de los síntomas y en la parte del cuerpo que atacan.

Algunas variedades de estas cepas causan principalmente daños en el hígado, mientras que otras se concentran en los riñones.

Esta gran variedad hace que los síntomas puedan ser muy diversos y no sean todos iguales.

Cuando suele mostrar sus síntomas esta bacteria dependerá del sistema inmunológico del perro y de su capacidad para erradicar la infección por completo.

Generalmente, si se muestran los síntomas, estos suelen aparecer entre los 4 a 12 días de una vez que haya sido infectado y nuestro perro puede mostrar alguno de estos síntomas;

  • Fiebre súbita
  • Dolor y rigidez muscular, lo que hace que se muestre decaído
  • Temblores
  • Debilidad
  • Apático
  • Falta de apetito
  • Aumento de la sed y orina
  • Deshidratación rápida
  • Vómitos
  • Diarrea, con o sin sangre en las heces
  • Flujo vaginal con sangre
  • Petequias en las encías (puntitos rojos)
  • Piel y/o blanco de los ojos de color amarillento
  • Tos espontánea
  • Nariz que moquea
  • Hinchazón leve de los ganglios linfáticos
  • Dificultad respiratoria
tratamiento leptospirosis en perros

TRATAMIENTO DE LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS

El tratamiento de la leptospirosis canina es mucho más fácil que su diagnostico, aunque si la enfermedad se encuentra en su fase aguda deberán tener que ser hospitalizados.

Debido a que la leptospirosis en perros es una enfermedad zoonótica, deberemos de prestar especial cuidado al manipular a nuestra mascota ya que podríamos contagiarnos.

Para ello, utilizaremos guantes de látex para cogerlo y trataremos todos sus fluidos corporales como pudiera ser la orina, heces o vómitos como si fuesen un material biológicamente peligroso.

En los casos menos graves, el tratamiento se basará únicamente en darle algún tipo de antibiótico como puede ser la doxiciclina que se suministrará al menos durante cuatro semanas.

En el caso de que le administremos doxiciclina, la dosis en perros sería de 3-5 mg por cada kg cada 12 horas ó 10 mg por kg cada 24 horas.

Algunos antibióticos pueden tener efectos secundarios, especialmente aquellos que inciden directamente en el organismo para eliminar la infección.

Asegúrese de leer bien el prospecto del medicamento y coménteselo a su veterinario por si hubiese alguna contraindicación.

En el caso de que observemos algún comportamiento anormal en nuestro perro al administrarle el antibiótico deberemos de suspender inmediatamente su siguiente toma.

Si se encontrase vomitando, sería conveniente algún medicamento antiemético que le haga disminuir el vómito y la incorporación de líquidos por vía intravenosa para detener la deshidratación y suministrarle los suficientes nutrientes y complementos vitamínicos.

En los casos más graves, cuando los riñones se han visto demasiado afectados y las toxinas se acumulan en exceso en la sangre, sería necesario una transfusión de sangre.

Generalmente, si se detecta temprano, los animales suelen recuperarse por completo.

El problema surge cuando se deja avanzar la enfermedad y no se hace nada al respecto por lo que lo más probable es que acabe con una insuficiencia renal crónica o una hepatitis; enfermedades incurables.

UNA VEZ RECUPERADO MI PERRO, ¿PUEDE VOLVER A CONTAGIARSE DE LA LEPTOSPIROSIS?

Es posible que SÍ, aunque no sea lo más corriente que desarrollen dos veces la misma enfermedad.

Estudios científicos han demostrado que el perro permanecerá inmune a la cepa de la bacteria por la que se infectó, pero no al resto de sus variantes, por lo que al tener un gran numero de cepas esta bacteria la hace extremadamente difícil de erradicar por completo.

evitar leptospirosis perros

CÓMO EVITAR LA LEPTOSPIROSIS EN PERROS

La forma de prevenir la leptospirosis canina es mediante la vacunación. En la actualidad, existe en el mercado una vacuna altamente eficaz llamada nobivac lepto que se le puede suministrar a nuestra mascota a partir de las ocho semanas de edad, con una revacunación cada 6 -12 meses.

Aunque tiene una alta eficacia, el problema surge que no protege contra todas las variantes de la cepa de tiene la leptospirosis, por lo cual, aún así deberíamos tener precaución de que no se pueda ver infectado.

No es aconsejable que suministremos la vacuna de la leptospirosis canina a nuestro perro antes de las vacunas de la parvovirosis y del virus del moquillo.

Posteriormente a estas vacunas, dejaremos pasar un par de semanas antes de la vacunación contra la leptospirosis en perros.

Esto se debe a que los componentes de la vacuna de la leptospirosis puede reducir la eficacia de protección del resto de las vacunas.

Gran número de veterinarios, son reacios a suministrar la vacuna de la leptospirosis si no existe una alta probabilidad de infección ya que suelen tener un mayor índice de reacciones indeseables como pueden ser dolor local en la zona de la inyección, inflamación facial y urticaria a una reacción anafiláctica fatal.

Además, el tiempo que proporciona de inmunidad la vacuna es muy corta (6-12 meses) y en ocasiones no protege contra la cepa de la bacteria que se encuentra en la zona de infección.

Por lo tanto, para evitar dentro de lo posible la aparición de la enfermedad, deberemos mantener las zonas donde se encuentre nuestro perro lo más limpias posibles, así como impedir la aparición de roedores en las zonas donde le tengamos la comida ya que la orina de estos podrá contener la bacteria que provoca la leptospirosis canina.

Si tenemos alguna duda de que nuestro perro pueda padecer la leptospirosis canina, lo primero que deberemos de hacer es mantenerlo aislado de los niños y del resto de los animales.

Para poder manipularlo usaremos guantes de látex y desinfectaremos las zonas donde suela realizar sus necesidades con un potente desinfectante casero como puede ser la mezcla de cloro con amoniaco.

El amoniaco es un producto muy agresivo por lo que deberemos protegernos con guantes y mascarilla; la mezcla a realizar es una cucharadita de amoníaco por una taza de cloro.

Es importante tener en cuenta, que la bacteria de la leptospirosis canina puede seguir siendo expulsada por la orina durante varias semanas después del tratamiento de la enfermedad e incluso una vez superada la infección.

Durante todo este tiempo nuestro perro deberá mantenerse alejado de los niños y otros animales hasta que nuestro veterinario nos confirme que se encuentra completamente libre de la bacteria.

Este artículo es meramente informativo, en Perros Pequeños no tenemos la facultad de prescribir ningún tipo de tratamiento ni diagnóstico.

En el caso de que observes cualquier anomalía en tu mascota, te aconsejamos que lo lleves lo antes posible a tu veterinario para poder tener un rápido y correcto tratamiento.

Si necesitas cualquier aclaración o tienes alguna consulta sobre la leptospirosis canina, no dudes en dejarnos tu comentario que rápidamente te lo responderemos.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos Cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web. Puedes saber más sobre que cookies utilizamos en Política de Cookies