PERROS PEQUEÑOS

Tiernos, peludos y llenitos de amor… los perros pequeños han sabido cómo llenar de felicidad y energía nuestras vidas, así que, ¿cómo no amarlos, consentirlos y cuidarlos?

Estos adorables compañeros de tamaño compacto requieren cuidados específicos que siempre debemos tener en cuenta.

Ya sea que estés pensando en adoptar o comprar un perro pequeño (o que ya lo tengas en casa) en nuestra web encontrarás toda la información que necesitas para proporcionarles la atención que necesitan.

No solo nos declaramos grandes apasionados de estos peludos, sino que además tenemos una larga experiencia conviviendo a diario con ellos.

Esto, sin dudarlo, nos ha motivado a crear un espacio dedicado exclusivamente a orientarte acerca de los cuidados que requieren, las características que les distinguen y te contamos varios consejos prácticos para ofrecerles la mejor calidad de vida.

Índice
  1. TODAS LAS RAZAS DE PERROS PEQUEÑOS
  2. 7 VENTAJAS DE VIVIR CON PERROS PEQUEÑOS
  3. PROBLEMAS DE SALÚD COMUNES EN LOS PERROS PEQUEÑOS
  4. ¿CÓMO MANTENER A SU PERRO PEQUEÑO SALUDABLE Y FELIZ?

TODAS LAS RAZAS DE PERROS PEQUEÑOS

7 VENTAJAS DE VIVIR CON PERROS PEQUEÑOS

La raza de perros pequeños tiene ventajas específicas frente a los perros de mayor tamaño.

Ambos, por supuesto, son únicos y perfectos para llenar de alegría y amor nuestro día a día, pero dependiendo de varios factores como nuestro estilo de vida o el tamaño del hogar, incluir en nuestra familia a un pequeño peludo puede ser más conveniente.

Esto es precisamente lo que te ayudaremos a decidir a continuación, así que descubre ahora cuáles son los beneficios de tener perros de raza pequeña:

  • Conoce las Características de tu Perro pequeño: A pesar de que los perros pequeños puedan tener mucho en común es especialmente importante investigar acerca de las características únicas de la raza a la que pertenece nuestra mascota. Cada una tiene su propio temperamento, necesidades y características. Esto nos ayudará a comprender mejor su comportamiento y ayudar a que se adapte a nosotros. Incluso, hay casos que en los mismos establecimientos de venta de perros pequeños nos ofrecen información bastante completa al respecto.
  • La sobrealimentación no es una opción: Hay quienes teniendo perros de tamaño pequeño tienden a echar más comida en el plato de lo que realmente necesita. Esto debe ser evitado a toda costa consultando previamente con el veterinario, quien se encargará de orientarnos en cuanto a la cantidad de alimento que debemos proporcionarle. Cuidar de aspectos como estos evitará que nuestra mascota, con el tiempo, sufra de obesidad y, por lo tanto, enfermedades derivadas de ésta como la diabetes, artritis y a problemas nivel cardíaco. Al mantener a tu perro pequeño en un peso saludable, le ayudarás a disfrutar de una vida más larga y llena de vitalidad.
  • Establece un horario fijo para alimentarlo: Esto resulta especialmente importante para mantener la consistencia y fijar una rutina. Recuerda que la cantidad de alimentos que tu mascota necesitará consumir diariamente dependerá exclusivamente de su tamaño, edad y actividad (un perro pequeño que realiza mucha actividad física podría requerir más comida). Todos los detalles al respecto te los proporcionará tu veterinario de confianza. Puedes incorporar el entrenamiento en su horario de alimentación, pues así lograremos que practique ciertos comandos de obediencia antes de dejarlo comer.
  • Ofrécele una hidratación adecuada: El acceso a agua limpia y fresca para nuestros perros pequeños es realmente fundamental. Recuerda que, junto a su alimentación, requieren agua para mantenerse saludables. Es bastante común que algunas razas de perros pequeños con los miniatura o juguete, no puedan alcanzar los tazones habituales para beber agua. Presta atención a estos detalles, pues de ser así deberás considerar proporcionarle un tazón menos profundo.
  • Prioriza el adiestramiento: Por lo general, la falta de adiestramiento en los perros pequeños puede dar lugar a que tenga malos comportamientos, sea agresivo con las personas extrañas o que empiece a ladrar sin cesar. Para evitar este tipo de problemas, lo ideal es enviar a nuestro perro pequeño a un entrenador profesional durante las 8 a 12 semanas de edad. Así empezará a aprender sus modales y habilidades básicas. Lo más habitual es que el entrenador se enfoque en reforzar positivamente el buen comportamiento en lugar de castigar las malas acciones. Esto se debe a que los métodos más duros como la corrección de la correa suelen asustar o ser peligrosos para los perros chicos.
  • Evita usar collares para pasearlo, el arnés es una mejor alternativa: Es bastante habitual que los perros pequeños se enreden en sus correas, por lo que cuando se usa un collar este tipo de situaciones ejercen presión sobre su espalda y cuello. Para un perro pequeño este tirón puede ser bastante fuerte, a diferencia de lo que nosotros podamos percibir como algo ligero. Por esta razón, suele recomendarse muy a menudo el uso de un arnés, pues éste ha sido específicamente diseñado para distribuir de forma más cómoda cualquier presión ejercida sobre la correa. Esto se traducirá en un menor riesgo de lesiones o tensión en su cuerpo si se enreda o tira de la correa.
  • No les permitas que salten sobre los muebles: Desde el suelo hasta el sofá la distancia será mucho mayor para un perro pequeño en comparación con uno más grande como, por ejemplo, un Golden Retriever. Por esta razón tan importante, es bastante probable que los pequeñines terminen sufriendo de lesiones como discos intervertebrales abultados o uñas rotas cuando se les acostumbra o permite saltar sobre los muebles. Incluso, es común que los saltos repetidos aumenten los riesgos de que, con el paso del tiempo, se desarrolle artritis. Así que recuerda, para evitar que nuestros perros pequeños se suba a los muebles, el entrenamiento desde temprana edad es vital. En caso de que quieras permitirle que se suba, crea un mecanismo que le permita hacerlo de forma segura y fácil. Por ejemplo, podrías colocar una escalera para perros o un taburete bajo al lado del sofá y alentarlo con golosinas para que siga esa ruta en lugar de saltar.
  • Evita darle de tu comida ya que pueden dañarle su salud: Uno de los consejos más importantes a la hora de cuidar perros pequeños es evitar alimentarlos con ciertos alimentos para humanos. Evita a toda costa darle chocolates, alcohol, lácteos, alimentos o bebidas con cafeína; ajo, cebollas, uvas y sal. Incluso, si le damos en mínimas cantidades alimentos como el chocolate, puede generar consecuencias graves a su salud.
  • Pon límites a las golosinas para perros: Limitar las golosinas a los perros pequeños a cantidades saludables es de gran importancia. Éstas más allá de ser una excelente forma de compensarlos por su buen comportamiento, en exceso podrían ser una peligrosa fuente de calorías adicionales. Recuerda que incluso un leve aumento de peso podría ser perjudicial para los perros más pequeños. Es muy común que los perros pequeños sufran de sobrepeso, lo que generará mucho estrés en sus articulaciones y huesos. Por lo tanto, dañará su salud en general. También debes tener en cuenta que los perros que mantienen un peso saludable podrían incrementar su esperanza de vida hasta 2 años.
  • Proporciónales un buen lugar para descansar: Indistintamente de que desees entrenar a tu perro pequeño en una jaula o quieres que duerma en su propia cama, recuerda que él necesita sentirse seguro mientras descansa. En promedio, los perros de tamaño pequeño suelen dormir de 12 a 14 horas diariamente mientras son adultos. Si se trata de un cachorro perro pequeño dormirá aún más. Aunque en muchos casos algunas personas optan por dejarlos dormir en sus muebles o acompañándolos en sus camas, los entrenadores a menudo recomiendan que las camas o jaulas para perros muy pequeños son el lugar más adecuado para su descanso.
  • Ofrécele un baño adecuado y limpia su pelaje periódicamente: El cómo acicalar a nuestros perros pequeños dependerá de la raza a la que pertenezcan. Por ejemplo, es más probable que un Pomerania requiera mucho más cuidado que otros como los Toy Poddles. No obstante, rutinas como el cepillado regular del cabello son clave para evitar las molestas esteras. Incluso, en caso de que así lo prefieras, podrías intentar conseguir unas tijeras pequeñas para cortar periódicamente el pelo de tu perro pequeño. Con respecto a los baños, deberás hacerlo de vez en cuando, aunque debes saber que para la raza de perros muy pequeños la hora de la ducha puede ser aterrador y estresante. Incluso, es común que intenten escapar durante el proceso. Debido a esto, deberás intentar que este momento sea lo más tranquilizadora posible. Para ello puedes optar por usar agua tibia, que no esté demasiado caliente ni fría. También deberás darle al cuerpo de tu peludo el tiempo suficiente para que se acostumbre al agua. Es importante también que evites en la medida de lo posible salpicar agua en sus ojos. Puedes incluso conseguir algunos juguetes a prueba de agua para motivarlos jugando con ellos a la hora del baño.
cuidados perros pequeño

PROBLEMAS DE SALÚD COMUNES EN LOS PERROS PEQUEÑOS

Por lo general, los perros pequeños gozan de muy buena salud, pero resulta de gran importancia conocer todas aquellas condiciones de salud que más podrían llegar a afectarles.

Así podremos garantizarles un cuidado adaptado a sus necesidades específicas y mantendremos a nuestro compañero peludo lo más saludable y feliz posible.

A continuación, te contamos cuáles son los problemas de salud más comunes en los perros de raza pequeña:

1. Luxación Rotuliana:

La luxación rotuliana es un problema que puede afectar a cualquier raza de perros pequeños, pero algunos como el Boston Terrier son más propensos a padecerla.

Consiste en una dislocación de la rótula del perro de su posición anatómica normal en el surco del hueso del fémur.

Los síntomas en este caso dependerán de la gravedad y la persistencia del problema. No obstante, por lo general, el perro exhibirá cierta cojera junto a un movimiento anormal prolongado en sus patas traseras.

2. Pancreatitis:

Al igual que en el caso anterior, puede darse en cualquier raza de caninos, pero suele ser mucho más común en los perros pequeños, como por ejemplo los caniches miniaturas.

Ocurre cuando el páncreas del perro se inflama, lo que puede tener lugar como consecuencia de distintas situaciones. Por ejemplo, debido a problemas de obesidad, infección, trauma o trastornos metabólicos.

No obstante, hay casos en los que no hay una razón aparente. Los síntomas más comunes suelen ser vómitos, diarrea, deshidratación, fiebre y dolor abdominal (de leve a intenso)

Descubre más información sobre el Pancreatitis

3. Ectropión:

Se trata de una anomalía que afecta con frecuencia a los perros más pequeños de nariz corta y cara chata.

Un ejemplo de esto podría ser los Cairn Terriers, Cavalier King Charles Spaniels o los Bulldogs Franceses.

Es una enfermedad que se manifiesta haciendo que el margen del párpado se enrolle hacia afuera, por lo que deja expuesto el tejido que recubre los párpados internos (llamado también conjuntiva palpebral).

4. Síndrome de las Vías Respiratorias Braquicéfálicas:

Este nombre se les refiere a varios problemas de las vías respiratorias superiores que suelen manifestarse en razas de perros pequeños de nariz corta y cara chata (o braquicefálicas).

Esto se debe a que algunos perros braquicéfalos nacen con las vías respiratorias comprimidas, lo que les provoca una dificultad respiratoria.

Puede afectar con mayor frecuencia a algunos de los peludos más populares como los Pug, el Shih Tzu o el Pug.

Entre los síntomas encontramos resoplidos, respiración ruidosa y, en situaciones más graves podría generar vómitos, arcadas o desmayos luego de hacer alguna actividad física.

De hecho, los problemas de sobrepeso pueden poner en mayor riesgo a tu perro pequeño.

Si se trata de casos leves de este síndrome puede combatirse limitando el ejercicio y el tiempo que pasa en climas húmedos o cálidos. Los casos más graves requerirán de cirugía.

5. Enfermedad del Disco Invertebral:

Se le conoce también por las siglas IVDD. Consiste en una condición en la que uno o más de los discos de amortiguación que se ubican entre cada vértebra sobresalen en la médula espinal.

A raíz de esta situación surgen varios signos clínicos.

Por ejemplo, podría causar desde una irritación que se convertirá en dolor o incluso puede llegar a desencadenar una compresión de la médula espinal que da lugar a parálisis y debilidad.

Entre los síntomas, pueden experimentar rigidez, cojera, debilidad, sensibilidad al tacto y colapso.

Es más común en los perros de mediana edad y entre los perros pequeños más propensos a este tipo de enfermedad se encuentran los Dachshund. El tratamiento puede variar desde el manejo médico hasta la cirugía.

Descubre más información sobre el Hernia Discal

6. Hipoglucemia:

Consiste en una caída rápida del azúcar en la sangre que afecta a los cachorros jóvenes, en especial a los perros de raza juguete.

La causa más común son los parásitos intestinales que ponen en riesgo la digestión.

También podría tener lugar como resultado de un hígado inmaduro y la poca cantidad de grasa corporal.

Los cachorros, al ser tan pequeños y jóvenes, suelen correr un gran riesgo ante esta bajada repentina del azúcar.

Entre los síntomas más habituales se encuentran la desorientación, debilidad, temblores, convulsiones y desmayos.

Para evitarlo, asegúrate de que tu cachorro coma con la frecuencia necesaria y, en caso de notar síntomas, actúa inmediatamente envolviéndolo en una manta o acurrucándose suavemente junto a él para ayudarle a mantener el calor.

Otra de las recomendaciones es intentar que el peludo coma un poco de comida enlatada o tome unas gotas de jarabe de maíz o arce (libre de xilitol). En caso de que se desmaye, podrías frotar una pequeña cantidad de jarabe en su boca.

7. Colápso Traqueal:

Por lo general, los perros pequeños suelen ser más susceptibles a este problema debido a que su estructura cartilaginosa es más débil.

Conocemos a la tráquea como la vía aérea que va desde la boca y la nariz hasta los pulmones.

En el momento que ésta vía entra en colapso, nuestro perro podría experimentar ataques de tos. Éstos se describen habitualmente como un sonido similar al graznido de un ganso.

Se trata de una condición que puede estar presente al nacer o ser provocada por el ejercicio, el estrés o la excitación.

A menudo, una de las medidas preventivas para este problema suele ser usar un arnés en lugar de un collar.

En caso de que ocurra un colapso traqueal, acuda cuanto antes a su médico veterinario. El tratamiento, por lo general, incluye ciertos medicamentos, aunque en casos más severos podría implicar una cirugía.

8. Enfermedad de Legg-Calve-Perthes:

Consiste en la degeneración espontánea de la cabeza del fémur que conduce a una inflamación en la articulación de la cadera. El resultado lleva al colapso de la cadera.

Es una condición que se observa más a menudo en perros pequeños con 5 a 8 meses de edad. Entre los síntomas que suelen manifestarse se encuentran el dolor y la cojera (en una o las dos piernas).

Los casos graves requerirán de cirugía, mientras que los leves podrían tratarse médicamente.

9. Enfermedades Dentales:

Los perros de raza pequeña suelen enfrentar mayor riesgo de problemas dentales como consecuencia del apiñamiento de dientes que tiene lugar en una boca tan pequeña.

Las afecciones en este caso pueden ir desde una acumulación del sarro que podría generar un mal aliento o enfermedades más serias en las encías, dientes rotos o dolor.

Esto podrías evitarlo manteniendo una correcta rutina de cepillado de dientes.

10. Obesidad:

Como consecuencia de su pequeño tamaño, sobrealimentarlos suele ser un problema muy común. Esto, con el paso del tiempo, conduce al aumento de peso.

Como consecuencia, el hecho de que el cuerpo de nuestros perros pequeños cargue más peso de lo que realmente es capaz de soportar, provocará que desarrolle otras afecciones médicas o empeorará muchos de los problemas que se mencionaron anteriormente.

Para evitarlo, debemos asegurarnos de que nuestros peludos hagan ejercicio todos los días y, en caso de que tenga más peso del adecuado, consulte con su veterinario para empezar a regularlo.

perro pequeno

¿CÓMO MANTENER A SU PERRO PEQUEÑO SALUDABLE Y FELIZ?

La felicidad y salud de nuestros perros pequeños es prioridad, pero afortunadamente es una situación fácil de manejar.

Los controles veterinarios se recomiendan comúnmente de forma anual. No obstante, esta frecuencia podría cambiar a cada 6 meses a medida que va envejeciendo.

Para mantenerlo saludable también deberemos garantizarle una dieta con los nutrientes necesarios y alimentos de alta calidad. Esto deberá combinarse con ejercicios adecuados para su raza, tamaño y niveles de energía.

Recuerda que en nuestra web nos dedicaremos a darte todos los consejos que necesites para que puedas proporcionarle los mejores cuidados a tu pequeñín y hacerlo cada vez más feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos Cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web. Puedes saber más sobre que cookies utilizamos en Política de Cookies