PIÓMETRA EN PERROS

piometra perra

La piómetra en perros es una de las enfermedades del útero más frecuentes en las hembras de mediana edad que no han sido esterilizadas.

Antiguamente, se pensaba que la piometra canina era sencillamente una infección del útero, pero en la actualidad, se sabe que es provocado por una anomalía hormonal en la que pudiera encontrarse o no, una infección bacteriana secundaria.

La enfermedad suele producirse durante el celo de la perra, en el ciclo del estro que es cuando las células blancas de la sangre que protegen a la hembra de cualquier infección, se inhiben para poder permitir en el momento de la fecundación la entrada de espermatozoides en el aparato reproductor de la hembra sin tener que ser atacados por las células del sistema inmunológico.

Posteriormente a la época del estro durante al menos dos meses, la perra aumenta los niveles de la hormona progesterona provocando de esta manera un aumento de la pared del útero en preparación para el posible o no embarazo y posterior parto.

Si nuestra perrita a lo largo de su vida no se quedase nunca embarazada el engrosamiento del revestimiento del útero cada vez será mayor pudiendo producirse quistes con bastante frecuencia.

Estos quistes suelen excretar fluidos que es un caldo de cultivo ideal para que puedan vivir las bacterias.

Asimismo, unos niveles altos de progesterona impiden la capacidad de los músculos del útero para contraerse no pudiendo de esta forma, expulsar los fluidos o bacterias acumuladas.

causas piometra perra
Índice
  1. ¿QUE CAUSA LA PIÓMETRA EN PERROS?
  2. SÍNTOMAS DE LA PIÓMETRA EN LA PERRA
  3. TRATAMIENTO DE LA PIÓMETRA EN PERRAS
  4. CÓMO PREVENIR LA PIÓMETRA EN PERROS

¿QUE CAUSA LA PIÓMETRA EN PERROS?

Como hemos mencionado anteriormente, durante la época del celo la perra se somete a fuertes cambios hormonales asociados al embarazo.

En estos cambios actúan dos hormonas principalmente que son los estrógenos y la progesterona. Un aumento excesivo de la hormona progesterona en el útero hará que sea más factible la aparición de la piómetra en perras.

No obstante, junto a este aumento de la progesterona también se pueden provocar la aparición de quistes que pueden contener numerosas células secretoras que provocaran con mayor facilidad la enfermedad.

Otra de las causas por las que puede provocarse la piómetra en perros es mediante las inyecciones con algún tipo de hormonas para poder detener el celo de nuestra perra.

El uso de este tipo de medicamentos a base de progesterona puede provocar cambios hormonales en el útero muy similares al celo.

Igualmente, para tratar ciertas infecciones del sistema reproductor se suelen utilizar fármacos compuestos de estrógeno o estrógeno sintético pudiendo aumentar de esta manera los efectos de la progesterona sobre el útero.

piometra perra vieja

SÍNTOMAS DE LA PIÓMETRA EN LA PERRA

Los síntomas de la piómetra en la perra suelen presentarse alrededor de las seis semanas posteriores al ciclo menstrual.

La enfermedad puede mostrarse de diferentes formas ya que ello dependerá de si el cuello uterino se encuentra abierto o cerrado.

Durante el inicio de la piómetra, el cuello uterino se encuentra abierto o relajado, pudiendo las bacterias que se encuentran en el útero entrar fácilmente; sin embargo, si el útero se encuentra sano tendrá el organismo mayor facilidad para expulsarlas.

Según avanza la piómetra en perros, el cuello del útero se cerrará provocando que todo el fluido quede dentro.

Si esto ocurre, el útero se puede desgarrar esparciendo todas las bacterias y fluidos por la cavidad estomacal provocando la muerte.

Es cierto que en la mayoría de los casos esto no suele ocurrir ya que el propio cuerpo intentará eliminar los fluidos y bacterias a través del torrente sanguíneo en dirección a los riñones para su posterior filtrado.

No obstante, cuando las cantidades de toxinas a eliminar son muy abundantes el cuerpo no lo puede asimilar provocando la muerte por una insuficiencia renal.

Los primeros síntomas de la piómetra en perros son;

  • Lamerse más de lo normal su vulva
  • Color anormal de la vulva
  • Falta de apetito
  • Beber abundantemente (y seguramente orinará más)
  • Pus de un color rojo/ amarillento saliendo de la vulva

Cuando avanza la enfermedad y el útero se encuentra cerrado los síntomas son;

  • Vómitos y/o diarreas
  • Fiebre
  • Letargo
  • Apatía
  • Delgadez extrema
  • Abdomen hinchado

Si no se le suministramos a nuestra perra ningún tratamiento, los síntomas se verán cada vez más acentuados hasta el punto de provocar la muerte por un shock séptico.

piometra en perra

TRATAMIENTO DE LA PIÓMETRA EN PERRAS

Dado que la piómetra en perras puede ser mortal, el tratamiento se ha de realizar lo antes posible para poder obtener un resultado favorable.

En casi todos los casos, el tratamiento de la enfermedad se suele basar en una ovariohisterectomía completa (esterilización) que eliminará los ovarios, oviductos, útero y todos los vasos sanguíneos circundantes.

En algunas hembras que son muy valiosas para la cría y la enfermedad no se encuentra muy avanzada se suele utilizar la prostaglandina junto a una terapia de choque basada en antibióticos.

En los casos leves donde el cuello uterino se encuentra todavía abierto y el fluido pude ser drenado, la tasa de éxito es bastante alto, siendo entre un 75-90% de posibilidades de superar la enfermedad.

En un cuello uterino cerrado, el tratamiento con prostaglandinas es nocivo para la salud de la perra ya que puede producir una ruptura uterina y una posterior peritonitis (infección en el abdomen).

Otro de los inconvenientes de la prostaglandina, es que tan solo puede suministrarse a las perras menores de seis años de edad ya que este tipo de medicamentos pueden tener desagradables efectos secundarios, sobre todo después de la primera dosis como pueden ser inquietud, jadeo, aumento del ritmo cardiaco, vómitos, fiebre y fuertes dolores abdominales.

Los efectos secundarios suelen producirse alrededor de los quince minutos una vez administremos el medicamento y generalmente dura unas pocas horas.

Según vayamos suministrando la prostaglandina los efectos secundarios se van haciendo cada vez más livianos. La prostaglandina para la piómetra en perras se suministra generalmente durante al menos 5 a 7 días.

piometra en los perros

CÓMO PREVENIR LA PIÓMETRA EN PERROS

Si tenemos una perrita y no pensamos en que tenga descendencia, deberíamos considerar la esterilización antes de los seis meses que es cuando suele aparecer su primer celo.

Si, por el contrario, tenemos pensado tener al menos una camada, la esterilización podríamos posponerla una vez tenga las crías.

La piómetra en perros es una de las enfermedades del útero más comunes y muy graves, por lo que son muchas las razones de peso para esterilizarla, evitando de esta manera la posible aparición de este tipo de patologías.

Otra de las razones por las que se hace necesario la esterilización es que la tasa de recurrencia de la piómetra en perras una vez superada la enfermedad es muy alta, en torno al 50-75% en gran parte de las perras.

Este artículo es meramente informativo, en Perros Pequeños no tenemos la facultad de prescribir ningún tipo de tratamiento ni diagnóstico.

En el caso de que se observe cualquier anomalía en tu mascota, te aconsejamos que lo lleves lo antes posible a tu veterinario para poder obtener un rápido y correcto tratamiento.

Si necesitas cualquier aclaración o tienes alguna consulta sobre piómetra en perros, no dudes en dejarnos tu comentario que rápidamente te lo responderemos.

TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos Cookies para ofrecerte la mejor experiencia en nuestra web. Puedes saber más sobre que cookies utilizamos en Política de Cookies